Connect with us

Salud y Bienestar

Adicción al chocolate, un dulce y oscuro placer

La ingesta diaria de cacao no representa mayores riesgos para el organismo, pero sí lo es la manera como se le consuma.

Publicado

el

adicción al chocolate 1
Pixabay

Última actualización en

Dulce, untuoso y aromático. Un delicioso y oscuro placer que, sin darnos cuenta, puede llegar a convertirse en un tormento: la adicción al chocolate.

El chocolate posee elevadas concentraciones de grasas y azúcares, es rico en teobromina, un poderoso estimulante, y es precursor de serotonina, la hormona del placer o de la felicidad.

Esas propiedades en su composición lo convierten en un alimento que si se consume con frecuencia y en grandes cantidades puede llegar a crear una sensación de adicción que se denomina chocoholismo.

Es cierto que muchos se declaran adictos al chocolate con cierta jocosidad, porque no consideran como algo peligroso el insaciable deseo de ingerir ese manjar cremoso y azucarado.

Lo cierto es que la ingesta diaria de cacao no representa mayores riesgos, pero sí lo es la manera como se le consuma. Ya sea con leche, amargo, en helado, tortas, merengadas, cremas o untables.

Existe en verdad la adicción al chocolate

adicción al chocolate 3
(Fotos: Pixabay)

Una investigación de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, reveló que el chocolate actúa en el cerebro de la misma forma que drogas como el opio. El mecanismo es el siguiente: al tomar chocolate, el cerebro libera encefalina, una sustancia química que provoca una intensa sensación de placer.

Por eso el organismo experimenta más y más deseo de consumir aquello que le gratifica tanto. Algunas personas consumen muchísimo chocolate y no se creen capaces de evitarlo. Ciertamente, esta sensación de dependencia puede ser real pero no es somática.

Afecta sobre todo a los grandes glotones en situación psicoafectiva frágil, para quienes el chocolate aplaca las manifestaciones de la angustia, pero no la propia angustia.

Se trata más bien de una “chocolatemanía” que podría definirse como el consumo excesivo de chocolate superior a 100 gramos por día, durante más de tres meses.

El consumo excesivo de chocolate resulta perjudicial cuando va acompañado de azucares, carbohidratos, conservantes y otros ingredientes que pueden coadyuvar la aparición de obesidad, diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Qué pasa cuando como un chocolate

Es cierto que un bocado de chocolate es como una píldora de felicidad. Produce una sensación de relajación y plenitud, gracias a varios de los componentes que contiene el cacao.

  • Triptófano: Aminoácido que regula la Serotonina u hormona bienestar.
  • Feniletilamina: Sustancia del grupo endorfinas que mejora el estado de ánimo.
  • Anandamina: Sustancia que produce sensación de tranquilidad y alegría.

Diferentes investigaciones revelan que la irresistible delicia del chocolate tiene más virtudes que defectos: elimina la fatiga, mejora la concentración y produce sensación de saciedad.

Alivia el síndrome premenstrual: Comer chocolate justo antes de la menstruación complementa la necesidad de magnesio, una reacción intuitiva.

Riqueza en antioxidantes: Su aporte de polifenoles, responsable en efecto antioxidante, podría ser una gran ayuda en problemas cardiovasculares.

Estimulante natural: El chocolate aporta gran cantidad de Teobromina, un gran estimulante para el sistema nervioso central, y feniletilamina, que produce un efecto estimulante en el cerebro.

Efecto saciante: Las grasas e hidratos de carbono presentes en el chocolate producen sensación de rápida satisfacción y saciedad.

Cómo superar la adicción al chocolate

comer chocolate

Quienes sientes que su consumo de chocolate es excesivo y les produce efectos adversos como aumento de peso, insomnio, acidez estomacal u otros padecimientos, es hora de reducir la ingesta.

Recuerde que el chocolate tiene propiedades beneficiosas: aumenta la libido, tiene efecto antioxidante y antiinflamatorio, es diurético, alivia el síndrome premenstrual, actúa sobre la serotonina y es cardioprotector.

Por ello, se debe controlar las cantidades que se consumen. Tal vez una onza no reporte más de 50 calorías, pero el balance energético se dispara al seguir comiendo.

  • Lo primero es reconocer las causas del alto consumo. Las más comunes suelen ser manifestaciones emocionales como tristeza, depresión o estrés.
  • Una vez identificada la causa, es importante afrontarlo de manera más saludable y tomar la decisión de hacerlo.
  • Optar por otro tipo de estímulo energético: más proteínas, frutas, vegetales, nueces, semillas, galletas sin azúcar y mucha más agua.
  • Administra mejor las porciones. Comprar una barra entera e irla comiendo poco a poco, enfocado en prolongar la experiencia.
  • Probar nuevos sabores que estimulen el paladar.
  • Consumir no más de 30 gramos de chocolate al día y en su estado más puro.

Mujer ante todo, escritora por pasíón y periodista de vocación. Encantadora de Arañas...

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Trending