Connect with us

Salud y Bienestar

Baños de bosque, una terapia para aliviar el estrés

Cada vez más estudios confirman los beneficios que la cercanía con la naturaleza provee a nuestra salud física y mental

Publicado

el

Baños bosque

Última actualización en

Los baños de bosque (Shinrin-Yoku)  surgieron en Japón como una terapia para aliviar el estrés.  El concepto apunta al disfrute de la naturaleza, abrir los sentidos, conectarse con los árboles y los sonidos propios del entorno.

Todos necesitamos darnos un baño de bosque de vez en cuando para olvidarnos de las presiones cotidianas, la ansiedad laboral y de la vida hiperconectada a través de la tecnología.

Se prevé que en 2050 dos de cada tres personas vivan en ciudades, según datos del Banco Mundial. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas reclaman «proporcionar acceso universal a espacios verdes, públicos, seguros, inclusivos y accesibles».

Quizá la solución a nuestros males sea sencilla: cambiar el tiempo ante las pantallas por un reparador paseo en el bosque.

Un baño de bosque: para qué

caminata en bosque
Internet

Al tomar un baño de bosque sintonizamos con los olores, texturas, sabores y el paisaje. Disfrutamos del entorno usando todos y cada uno de nuestros sentidos.

Cada vez más estudios confirman los beneficios que la cercanía con la naturaleza provee a nuestra salud física y mental.

Se estima que entre 2.5 a 5 millones de japoneses toman cada año Baños de Bosque, para ello existen al menos 48 centros oficiales designados por la Agencia Forestal de Japón. Esta práctica ha trascendido a otros países como Finlandia, Corea del Sur, España y Portugal.  

También te puede interesar: Para vencer el insomnio y dormir mejor, ¿Infusiones o tés?

Un baño de bosque es mucho más que un paseo

Baños de bosque
Internet

Alex Gesse, guía formado en terapia de bosque que promueve estas experiencias en Portugal y Cataluña, aclara que no se trata de una excursión o caminata nada más, es un paseo meditativo.

«Tiene un componente espiritual importante porque se inspira en las tradiciones sintoístas y budistas que promueven la comunicación con la naturaleza. Las actividades se centran en percibir el entorno a través de los sentidos (…)».

Uno de los pioneros en los estudios sobre el impacto de la naturaleza en nuestra salud y bienestar es Yoshifumi Miyazaki, antropólogo fisiológico y vicedirector del Centro de Medio Ambiente, Salud y Ciencias de la Universidad de Chiba, en Tokio.

persona caminando entre árboles
Internet

Miyazaki sostiene que el ser humano ha estado la mayor parte de su vida evolutiva en contacto con la naturaleza y es allí donde se siente más cómodo y a gusto.

“Durante nuestra evolución hemos estado el 99,9 % de nuestro tiempo en entornos naturales. Nuestras funciones fisiológicas están todavía adaptadas a este medio”.

Este científico y su colega Juyoung Lee, han realizado tests en 600 sujetos, que han demostrado que las personas que frecuentan los bosques experimentan un descenso de la hormona cortisol en un 12,4 %, al igual que la actividad del nervio simpático, en un 7 %, y la presión sanguínea, que baja una media de 1.4 %.

Además, los que practican el Shinrin–Yoku tienen un descenso en la media de infartos de un 5,8 %. Los participantes en el estudio reconocen también que se encuentran con mejor ánimo y que el nivel de ansiedad ha bajado.

Cómo practicar un baño de bosque

personas reunidas en bosque
Internet

Una vez en ese lugar, pleno de verdor y alejado de todo lo que mantiene ocupada la mente, cerrar los ojos y respirar de forma consciente.

Sintoniza con los aromas, sonidos, el clima. Transcurridos unos minutos, al abrir los ojos, imagina que estás viendo el mundo por primera vez.

Durante un baño de bosque notarás que el verde se aprecia con mayor intensidad, el movimiento de las hojas de los árboles, el revoloteo de los pájaros, la ondulación del agua si estás cerca de un río. Rendirse ante la majestuosidad que te circunda.

Los expertos aconsejan también tomarse un té o una infusión para que el sentido del gusto participe también de esta experiencia.

Una condición muy importante para tomar un baño de bosque: apagar los móviles... luego dar un espacio a la contemplación.  

Qué hacer cuando no podemos trasladarnos a un bosque

pareja en parque
Internet

Los parques también son pequeños oasis de naturaleza y, en el peor de los casos, siempre es mejor ver fotografías de la naturaleza o el árbol más cercano, que la pantalla del móvil.

Cambiemos a menudo la pantalla por la vida real y experimentemos la belleza que hay en un árbol, una hoja, un ave, el cielo, la plenitud de la creación, de la cual formamos parte.

También te puede interesar: 120 minutos semanales en contacto con la naturaleza pueden mejorar tu salud

Comentarios
Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Trending