Connect with us

Gastronomía

Chocolate, un manjar de los dioses aquí en la tierra

El chocolate es una de las delicias por la que suspiramos los mortales. No solo es irresistible, también es beneficioso

Publicado

el

Blanco, negro y con leche. Así es como, tradicionalmente, hemos conocido una de las delicias por la que suspiramos los mortales. Apetecible, adictivo, irresistible… claro, hablamos del chocolate.

Tanto le conocemos y lo hemos disfrutado que no necesita mucha presentación y hasta la ciencia le otorga su beneplácito cuando se habla de los beneficios que aporta.

Ingrediente por excelencia en las más deliciosas recetas, fuente de bienestar y gozo.

Chocolate historia

Cristóbal Colón fue el primer europeo en probarlo, pero fue Hernán Cortés quien llevó al viejo continente el fruto del cacao que, entonces, se preparaba como una bebida fuerte.

El chocolate comenzó siendo una bebida que mayas, aztecas y otras etnias que habitaban lo que hoy conocemos como América, ofrendaban a sus dioses; también fungía como moneda de cambio y era una delicia reservada para las élites.

Los indígenas tostaban y molían las semillas, las mezclaban con agua y especias (guindilla, canela, pimienta o vainilla) y engullían ese líquido amargo.

En Europa los monjes fueron los primeros maestros chocolateros y, con los años y su progresiva introducción en los distintos países, aquellas bebida amarga evolucionó hacia lo que hoy reconocemos como chocolate.

En Venezuela existían grandes cultivos de cacao y las cosechas obtenidas tenían fama por su aroma y excelente calidad.

En la actualidad unos 15 países son reconocidos por producir y exportar cacao fino de aroma, entre los que se encuentran Costa de Marfil, Ghana, Indonesia, Brasil, Ecuador, Venezuela y Malasia.

Un fruto del trópico

De dónde proviene el chocolate

La planta del cacao solo crece en los trópicos, por este motivo la materia prima del chocolate procede de países localizados en esta zona del planeta.

Los frutos de la planta del cacao maduros se recolectan y se dejan fermentar para que desarrollen sus principios aromáticos

Los sacos de semillas viajan desde los países productores a los países consumidores, que son los que principalmente transforman esas semillas en chocolate.

A mayor cantidad de cacao, más saludable es el chocolate

El chocolate es un producto que se elabora, básicamente, a partir de dos materias primas: cacao y azúcar.

Regular la cantidad de azúcar que ingerimos será el quid del asunto para deleitarnos sin culpa. Revisemos el porcentaje de cacao que indica la etiqueta, de allí será fácil deducir cuánta azúcar posee.

Se considera chocolate negro a la pasta de cacao que se mezcla solo con azúcar (y, puede, que con otros aromatizantes e ingredientes). A mayor cantidad de cacao, más saludable.

El chocolate con leche, como su nombre indica, está formado por pasta de cacao, manteca de cacao, azúcar (o similares) y leche.

El llamado chocolate blanco realmente no es chocolate, ya que no contiene pasta de cacao, ingrediente básico.

Se trata de una combinación de manteca de cacao, azúcar y materias sólidas de la leche y es el más dulce y rico en grasas de los tres tipos de chocolate.

Beneficios del chocolate

Sobre las bondades concretas, en la chocolatería chilena de alta gama Damien Mercier indican que estudios científicos demuestran que un consumo moderado de chocolate amargo, idealmente sobre 70 % aporta los siguientes beneficios:

  • Corazón: hace la sangre más fluida, equivalente a una microdosis diaria de aspirina. Los flavonoides protegen las paredes de los vasos sanguíneos y reducen la presión arterial, al igual que los niveles de colesterol. Disminuye el riesgo de infarto al miocardio, baja el riesgo de accidente cerebro vascular. Cumple un rol no solo antioxidante y vaso dilatador, sino que modula también la actividad cerebral.
  • Defensas inmunitarias:  A igual peso, el chocolate tiene la misma cantidad de antioxidantes del vino tinto. Sus compuestos refuerzan las defensas notoriamente a nivel del intestino, intensificando la reacción de anticuerpos y de linfocitos T (responsables de disparar la reacción inmunológica). También contribuye mejorar la resistencia de la pared intestinal a microorganismos no deseables.
  • Digestión: Estudios han demostrado que algunos compuestos del chocolate amargo alivian malestares.
  • Ejercicio: Permite acelerar la recuperación luego de un ejercicio intenso.
  • Presión: Puede contribuir a reducir el cáncer y accidentes cardiovasculares, además de bajar la presión arterial.

Sin embargo, es de hacer notar lo que apunta la nutricionista argentina Florencia Ferrari, quien explica que los beneficios que se le atribuyen al chocolate se relacionan con algunos nutrientes específicos del cacao en forma natural.

“Es cierto que posee flavonoles, que son antioxidantes y vasodilatadores, que es rico en el aminoácido triptófano, precursor de la hormona serotonina que genera sensación de bienestar y demás ondas placenteras. Pero también es cierto que dentro del rubro «chocolate» hay de todo tipo: no es lo mismo un producto que contenga chocolate o una barra de chocolate con leche, que una barra de chocolate 85 %”.

En cualquier caso, debemos saber que cada vez que degustamos el chocolate estamos conectándonos con una tradición culianaria ancestral que, era tal su delicia, que sirvió de fragante y exquisita ofrenda a los dioses; cautivó a los conquistadores del Nuevo Mundo y fue puente entre culturas.

Ciudadana y periodista a tiempo completo.

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Canal telegram

Facebook