Connect with us

Salud y Bienestar

La disciplina positiva y su propuesta de crianza respetuosa

Este modelo requiere conexión emocional, que favorezca el desarrollo afectivo del niño y contribuya a reforzar los vínculos con sus padres.

Publicado

el

disciplina positiva

Ser padres es una hermosa experiencia, llena de retos y pruebas. Venimos sin manual para ejercer tan delicada labor, la cual vamos aprendiendo por ensayo y error. Afortunadamente, son muchos los estudiosos que han dedicado esfuerzos para trazar estrategias y orientarnos hacia una crianza basada en el amor y el respeto. Tal es el caso de la Disciplina Positiva.

Origen de la disciplina positiva

La disciplina positiva parte de los estudios y experiencias de Alfred Adler, un médico y psiquiatra austriaco quien, en la primera mitad del siglo XX, junto a su discípulo Rudolf Dreikurs, introdujo la idea de educar a los padres.

Adler defendía la idea de tratar a los niños respetuosamente, sin que ello implique consentirlos. Se trata de un enfoque amable, firme de la enseñanza y la crianza.

Es una metodología educativa basada en la conexión y relaciones horizontales con niños y adolescentes, que fue articulada y sistematizada años más tarde por  la psicóloga y educadora Jane Nelsen junto a su colega Lynn Lott.

Cómo funciona la disciplina positiva según Jane Nelsen

En la disciplina positiva quedan excluidos tanto el control excesivo como la permisividad; el propósito está en enseñar al niño competencias básicas para la vida, donde la comunicación, el amor, el entendimiento y la empatía son pilares de las relaciones.  

A través de las herramientas de la disciplina positiva los padres podrán entender el comportamiento de sus hijos, aún aquel que resulta inadecuado, a fin de reconducirlo sin luchas de poder,  con firmeza y cariño.

disciplina positiva 5
disciplina positiva 5

Los criterios que establece la disciplina positiva, según Jane Nelsen, apuestan por una crianza y educación que es:

  • Amable y firme al mismo tiempo.
  • Ayuda a los niños a sentirse valiosos e importantes.
  • Es eficaz a largo plazo.
  • Enseña valiosas habilidades para la vida (Respeto, habilidad para resolver problemas, participación, colaboración, responsabilidad).
  • Ayuda a que los niños desarrollen sus capacidades y sean conscientes de ellas.

Consejos para educar con afecto a nuestros hijos

De acuerdo a los planteamientos de la disciplina positiva, en la educación de niños y adolescentes debe procurarse el equilibrio, alejándose de los modelos de excesiva autoridad o permisividad.

Así mismo, bajo esta óptica se respetan tanto las necesidades del niño como las del adulto. Se trata de escucharlos y comprender lo que sienten para ayudarles a gestionar esas emociones y mostrarles maneras adecuadas de comportamiento.

Cuando el niño percibe que se comprenden y aceptan sus emociones, desarrollar su inteligencia emocional. En ningún momento se trata de buscar culpables, sino de enseñarles a aprender del error, desde la aceptación y comprensión del mismo.

De igual manera,  la disciplina positiva requiere conexión emocional, que favorezca el desarrollo afectivo del niño y contribuya a reforzar los vínculos con sus padres.

Basado en la comunicación entre padres e hijos, este modelo plantea poner las reglas en casa de forma consensuada, involucrando a los niños logramos que hagan suyas las normas, que las entiendan y se comprometan con ellas.

Al hacerlo partícipe de la dinámica y decisiones del hogar, el niño aprende a ser resolutivo e independiente.

El adulto no controla la vida del niño, le guía y está a su lado, proporcionándole las herramientas que necesita para tomar sus decisiones sin sobreprotegerle.

disciplina positiva 3
disciplina positiva 3

Lo que funciona según la disciplina positiva

  • Afecto.
  • Respeto.
  • Firmeza.
  • Tolerancia.
  • Empatía.
  • Motivación.
  • Cercanía.
  • Responsabilidad.

Lo que no funciona

  • Imposiciones.
  • Regaños.
  • Gritos.
  • Maltrato.
  • Descalificación.
  • Irrespeto.
  • Falta de límites y permisividad.
  • Indisciplina.

Aplicar la disciplina positiva tampoco nos garantiza que seremos unos superpadres con superpoderes, no es necesario. No somos padres perfectos, ni tenemos hijos perfectos. Nadie lo es. Se trata de formar individuos con habilidades emocionales y sociales que les permitan una existencia plena y satisfactoria.

También te puede interesar: Matemática creativa para que tus hijos aprendan rápido

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Trending