Connect with us

Entretenimiento

Joker es una obra maestra de la improvisación de Joaquín Phoenix

Dos de las más impactantes escenas de la película son el resultado de la inspiración del actor.

Publicado

el

Joker 16

Joker superó por mucho las expectativas. La película de Todd Phillips se convirtió en una obra maestra, un fenómeno incomparable y un evento cinematográfico que debe gran parte de su éxito a la improvisación de Joaquín Phoenix.

Esta afirmación se desprende de conocer que dos de las escenas más impactantes de la película son el resultado de la entrega y la inspiración del actor. Una de ellas es cuando Arthur se mete dentro del refrigerador.

Lawrence Sher, directora de fotografía de la película, asegura que no estaba planificada. Cuesta creerlo, pero esa secuencia escalofriante de Joker surgió en el mismo momento de la filmación.

La inquietante escena en la que el personaje interpretado por Joaquín Phoenix se mete en el refrigerador nació fruto de la improvisación del actor en estado de gloria. Así lo contó Sher en Indiewire.

“No teníamos ni idea de que Joaquín iba a hacer eso. Colocamos dos cámaras en diferentes posiciones y él se puso a pensar en lo que haría si sufriera un insomnio tan fuerte como el de su personaje”, relató Sher.

También aseguró que “le dimos libertad para hacer lo que quisiera y, en solo una toma, quedamos hipnotizados. Recuerdo que pensé: ‘¿Pero qué está haciendo? ¿Meterse en la nevera?’ Para nosotros fue algo extraño y divertido a la vez”.

Te puede interesar: Aseguran que secuela de Joker está en etapa inicial

Improvisación de Joaquín Phoenix nace de su pasión

Joker escena del baile

Pero esta no fue la única secuencia improvisada por Phoenix durante el rodaje de Joker. El actor también decidió incluir sobre la marcha el poderoso baile que ejecutó Arthur en el baño, luego de cometer sus primeros asesinatos.

Te puede interesar: Los Joker en el cine desde Jack Nicholson hasta Joaquin Phoenix

En el guion original, Arthur hablaba consigo mismo en el espejo, pero tanto el intérprete como el director pensaron que era mejor canalizar toda esa energía a través de la danza.

“Joaquín se inventó todo el baile él solo. La escena funcionó tan bien que decidimos crear más momentos como ese”, explica Sher.

Otro ejemplo de la improvisación de Joaquín Phoenix es el momento en el que está jugando con la pistola en su casa y dispara a la pared.

“Sí que sabíamos que, en algún momento, pegaba un tiro, pero no cuándo. Muchas de las mejores escenas se rodaron colocando dos cámaras y dejándole hacer lo que le saliera”, relata Sher.

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Trending