Connect with us

Salud y Bienestar

Inteligencia Emocional en las empresas, la clave para el éxito

No son pocas empresas donde los altos ejecutivos son contratados por su capacidad intelectual más su experiencia comercial, mientras que las razones para despedirlos van asociadas a su falta de inteligencia emocional.

Publicado

el

inteligencia emocional en el trabajo

Hablar de Inteligencia Emocional (IE) no es algo nuevo pero sus múltiples beneficios en todos los ámbitos del quehacer humano siguen perdiéndose de vista.

Desde tiras cómicas hasta programas académicos, desde el entorno familiar hasta los ambientes laborales, dan cuenta de la necesidad de dirigir la atención hacia ese conjunto de habilidades emocionales que si no vienen en nuestro paquete genético,  son susceptibles de ser aprendidas y perfeccionadas a lo largo de la vida.

El mundo empresarial encuentra en la inteligencia emocional una herramienta de inestimable valor para incentivar la productividad y gestión de la resolución de conflictos en el ámbito corporativo.


Más Inteligencia Emocional, más éxito

El psicólogo estadounidense Daniel Goleman puso sobre la mesa la idea de que la gestión positiva de las emociones es más determinante para el éxito en la vida que el coeficiente intelectual.

También asegura que las habilidades como: el autocontrol, entusiasmo, empatía, perseverancia y la capacidad para motivarse a uno mismo, pueden marcar la diferencia entre un trabajador «estrella» y cualquier otro ubicado en un punto medio o entre un psicópata asocial y un líder carismático.

Una persona que carece de control sobre sus emociones negativas podrá ser víctima de un arrebato emocional que le impida concentrarse, recordar, aprender y tomar decisiones con claridad.

El precio que puede llegar a pagar una empresa por la baja inteligencia emocional de su personal es tan elevado, que fácilmente podría llevarla a la quiebra.

Un estudio publicado en la Harvard Business Review, señala que los trabajadores más destacados de una organización cuentan con un enorme potencial para resolver problemas, saben a quién dirigirse y cómo obtener su apoyo en cada situación antes incluso de que las complicaciones se presenten.

El tiempo de los jefes manipuladores y viscerales es asunto del pasado

Estos tiempos demanda de  una forma superior de liderazgo que radique en la habilidad para persuadir y encauzar la colaboración de todos hacia los propósitos comunes.

Por esa razón, la inteligencia emocional, que permite implementar buenas relaciones con las demás personas, es un capital inestimable para el mundo laboral contemporáneo.


Tal como sucede con las matemáticas o la lectura, la vida emocional constituye un ámbito que se puede dominar con mayor o menor pericia.

Quienes gobiernan adecuadamente sus sentimientos y saben interpretar y relacionarse efectivamente con los sentimientos de los demás, gozan de una situación ventajosa en todos los dominios de la vida.

Publicidad
Publicidad

Canal telegram

Facebook