Connect with us

Salud y Bienestar

Mal de amores: Cómo lidiar con el despecho

La tristeza es el “síntoma” más frecuente del mal de amores. A ella se suman angustia, desesperanza, impotencia, dudas, sentimiento de culpa, rabia, en fin, un coctel nada agradable.

Publicado

el

Mal de Amores

Cuando nuestros sentimientos no son correspondidos, o somos rechazados por alguien que nos atrae o cuando terminamos una relación que creíamos duradera, surge el Mal de Amores. Ese cúmulo de emociones y tristeza que parece no tener fin, donde sentimos no poder resistir la ausencia del ser amado.

El cancionero popular está lleno de boleros y baladas que bien describen al despecho o mal de amores, a ellas muchas veces recurrimos para regodearnos en el dolor.

“Ella es la estrella que alumbra mi ser, yo sin su amor no soy nada…”.

El Reloj, de Roberto Cantoral

Sin embargo, si aplicamos el instinto de supervivencia y el amor propio, el mal de amores durará poco; entre tanto, a algunas personas les resulta cuesta arriba salir de ese estado de conmoción que produce el desamor y seguramente necesitarán apoyo de familia, amigos y, de ser preciso, de un psicólogo.

Mal de amores, qué se siente

mal de amores
Foto: Internet

La tristeza es el “síntoma” más frecuente del mal de amores. A ella se suman angustia, desesperanza, impotencia, dudas, sentimiento de culpa, rabia, en fin, un coctel nada agradable. Quien lo ha vivido sabe de qué estamos hablando.

Una persona despechada tiende a aislarse, le resulta difícil concentrarse y pierde el interés por todo.

Otros se van al extremo opuesto y, como negándose al duelo emocional, se suben a un carrusel de fiesta, alcohol, actividades sociales, buscan olvidar a través de relaciones de ocasión con el consabido “un clavo saca otro clavo”, que puede resultar en situaciones más complejas y difíciles de resolver.

“Dime, si tu te vas, dime cariño mio ¿quién me va a curar el corazón partío?”

Corazón Partío, de Alejandro Sanz

Expectativas no cubiertas

Es muy probable que quien sufre mal de amores no tiene un concepto realista de la relación “en el aquí y el ahora”, sino que su estado depende más de lo que fue y lo que pudo haber sido.

Una de las bases del mal de amores son las expectativas que se tenían de la otra persona y de los vínculos que se pudieron generar, pero que no llegaron a feliz término.

El mal de amores es una reacción, hasta cierto punto natural, ante la decepción por lo no cumplido y ante esperanzas no satisfechas. El problema está cuando no se logra salir airoso del círculo de dolor y aparecen complicaciones o conductas destructivas, dándole al mal de amores un carácter patológico. En ese momento, un experto debe entrar a escena.

Según un artículo del psicólogo español Oscar Castillero Mimenza, en el mal de amores se dan tres fases: “en un primer momento se produce la negación de la finalización o imposibilidad de tener dicha relación. Tras ello suele aparecer una fase de intensas emociones, tales como rabia, dudas sensación de culpa o desesperanza. Y finalmente, una vez que el sujeto logra procesar la no relación o la ruptura, la aceptación de la situación”.

 Es decir, como tantos procesos de la vida, el mal de amores conlleva un período de reflexión, uno de interiorización y otro de crecimiento.

Cómo superar el mal de amores

hombre triste pixabay
Foto: Pixabay

No hay una receta única para curar el mal de amores, pero un ingrediente fundamental es la paciencia y la tolerancia que debes tener contigo mismo, para salir airoso de la situación con la cual estás lidiando. Cada persona requiere tiempos diferentes para asimilar y superar el desamor.

Sin embargo, existen algunos consejos generales que esperamos puedan ser de ayuda:

  • Escribe tus sentimientos o háblalos con alguien de tu entera confianza. Esto permitirá una mejor comprensión de la etapa que estás viviendo y te ayudará a alejar las emociones y pensamientos negativos.
  • Cuídate y consiéntete. Puede ser un cambio de look, una visita al spa, hacerte un regalo que siempre habías querido. Entender tu valía y que mereces lo mejor.
  • No espíes a tu ex o a esa persona que no te amó:  Olvídate de revisar sus redes sociales, sus estados de Whatsapp, de frecuentar amigos en común con quienes el tema pueda salir a relucir y trata de vencer la tentación de llamarle.
  • Un clavo no saca otro clavo. Buscar a otra persona en pleno duelo solo contribuirá a acrecentar culpas y a complicar la situación.
  • Un viaje a un destino apacible o un fin de semana desconectado en algún lugar que te agrade te vendrá muy bien.
  • Ejercítate. Practicar algún deporte como la natación, correr, hacer caminatas, ir al gimnasio o pasear en bicicleta hará que tu cerebro desvíe su atención y generará endorfinas que te harán sentir mucho mejor.
  • Escucha música alegre y optimista; nada de canciones melancólicas o que te recuerden a esa persona. 
  • Date permiso para compartir con familia y amigos, personas que te hagan sentir cuan valioso eres.
  • Cuando sientas que por tus propios medios no puedes superarlo, buscar apoyo de un especialista es lo más recomendable.

También te puede interesar: Cómo superar una ruptura amorosa sin morir en el intento

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Trending