Connect with us

Salud y Bienestar

Misofonía, aprender a vivir con ella

De reciente reconocimiento, esta rara condición vuelve hasta agresivas y aisladas a algunas personas ante los sonidos más cotidianos.

Publicado

el

misofonía
Agencias

Última actualización en

¿Sientes irritabilidad o hasta pánico ante sonidos cotidianos como el goteo de un grifo, el ruido de alguien mascando chicle o cliqueando un bolígrafo? Puedes padecer de misofonía.

¿Te encoleriza también el sonido de las personas comiendo, sorbiendo, dando golpecitos o tarareando? Es probable que tengas un problema de audición.

Se trata de un trastorno que se cree psiquiátrico o neurológico y que puede estar causado por experiencias negativas con sonidos específicos.

Fue un término acuñado en el año 2000 por los otorrinolaringólogos estadosunidenses Pawel Jastreboff y Margaret Jastreboff.

Por ello, aún se sigue investigando sobre sus posibles causas y tratamientos, aunque suele iniciarse al final de la infancia o principio de la adolescencia y tiende a agravarse con los años.

Misofonía, qué es

El término misofonía significa literalmente odio (miso) al sonido (fonía).

misofonía
La misofonía suele iniciarse al final de la infancia o principio de la adolescencia. (Internet)

Por lo tanto, es un trastorno en el que ciertos sonidos repetitivos o patrones de sonido que no se perciben demasiado fuertes llegan a producir asociaciones negativas.

Algunos tienen una intensidad relativamente baja. De hecho, en el 82% de los casos los detonantes son producidos por una persona específica que se encuentra a su alrededor.

Las personas que lo sufren reaccionan de forma irracional y desmesurada ante sonidos como el ruido de masticar chicle, la tos, los golpecitos con un lápiz sobre la mesa y los estornudos, entre otros.

Cabe destacar que sonidos ambientales como relojes, alarmas, aires acondicionados o, pasar páginas en un periódico o presionar las teclas de un ordenador pueden afectarles.

Igualmente, los sonidos que emiten algunos electrodomésticos, como hornos, neveras, televisores, radios, lavadoras o ventiladores.

En inglés, se utiliza la expresión de sonidos de disparo para calificar esos ruidos.

Sienten desde molestia y estrés hasta irritación y ansiedad, pasando, en casos extremos, por rabia.

misofonía
No debe confundirse la misofonía con hiperacusia. (Internet)

Es considerado un trastorno que provoca una incorrecta interpretación de los estímulos auditivos por el sistema nervioso central.

Se le llama también síndrome de sensibilidad selectiva al sonido que describe a las personas que odian ciertos ruidos.

Algunos dicen que el pánico que sienten es similar al de cualquier otra persona al ser apuntada con un arma.

No debe confundirse la misofonía con hiperacusia, afección que consiste en percibir ciertos sonidos de una forma anormalmente alta y sentir, incluso, dolor físico al escucharlos.

Sin embargo, ambos términos están relacionados con una “disminución de la tolerancia al sonido”.

Origen y causas de la misofonía

Debido a su reciente reconocimiento, aún no están del todo claras las causas de la misofonía, a pesar que muchas personas lo padecen durante años.

Audición
Hay varias hipótesis sobre el origen dela misofonía. (Internet)

Expertos consideran que tiene que ver con la conexión entre la percepción de los sentidos y las sensaciones que generan.

Defienden que se trata de una condición neurológica, según la cual la activación de neuronas asociadas a un estímulo auditivo está a la vez asociada a emociones negativas, siendo inmediata la reacción fisiológica a esos sonidos.

Otros le atribuyen una relación con comportamiento psicológicos relacionados, por ejemplo, con manías o fobias.

La misofonía no está contemplada aún en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales.

Le vinculan con un trastorno obsesivo-compulsivo o en las que se contempla la posible influencia de experiencias tempranas.

Dolor de oídos
Los síntomas tienden a ser mayores cuando los sonidos provienen de familiares. (Internet)

Algunos consideran también que la misofonía podría estar relacionada con daños en la corteza prefrontal medial, aunque no está demostrado.

Pero, independientemente de la causa, hace más difícil la vida para los que lo tienen y por las personas que les rodean.

Esto porque los sentimientos de agresividad tienden a ser mayores cuando provienen de personas por las que se tienen mayores lazos emocionales, como miembros de la familia.

Síntomas de la misofonía

Las personas que sufren misofonía pueden presentar malestar, ira, enfado, mal humor, pánico, temor e inclusive llegar a imaginar que atacan a la persona que lo produce.

misofonía
Los síntomas de la misofonía pueden doras horas. (Internet)

Estos sentimientos se pueden sentir durante varias horas después de la exposición a sonidos negativos

Suelen manifestar también estrés, ansiedad y conductas de evitación, como prescindir de algunas relaciones personales, familiares, aislarse de ciertas personas y reuniones sociales.

Los sonidos pueden alterar significativamente el bienestar y la calidad de vida de las personas que padecen este trastorno.

La elevada incomodidad para la persona con esta afectación puede desencadenar discusiones y agresividad hacia los demás e inducirlas a un aislamiento social.

misofonía
La reacción muchas veces puede ser violenta. (Internet)

La mayoría de las veces, huir es la única defensa contra el elemento irritante.

En algunos casos muy graves, la situación puede ser tan intolerante que se pueden presentar comportamientos violentos hacia objetos, personas o animales involucrados.

Cómo ayudar a una persona misofónica

Es necesario resaltar que no existe ningún tratamiento específico o cura para la misofonía

Corresponde al médico detectar su gravedad utilizando una escala de activación del trastorno en la que se distinguen 11 niveles.

Niño
En la escala de activación del trastorno se distinguen 11 niveles. (Internet)

El diagnóstico se hace también sobre la base de la evaluación de los sentimientos experimentados por el sujeto cuando se expone a sonidos específicos.

Entonces, puede el especialista recomendar distintos tipos de terapias para poder sobrellevar el sentirse incomprendidas porque se les suele tildar de histéricas o exageradamente sensibles.

Uno de los trucos que más suele funcionar para sobrellevar la misofonía es vivir escuchando música con auriculares o utilizar cascos con cancelación de ruido.

La terapia cognitivo conductual o la terapia de reentrenamiento en tinnitus aumenta la tolerancia a determinados ruidos, haciendo que desaparezcan los sentimientos desagradables.

Una reacción habitual es usar tapones, audífonos o auriculares, cambiar horarios y hábitos diarios para no tener que exponerse a esos molestos sonidos desencadenantes.

misofonía
Es necesario hablar del problema, aceptarlo y aprender a convivir con él. (Internet)

De igual manera, las sesiones psicoterapéuticas pueden ayudar a mejorar la situación, comenzando porque ayudan  a hablar del problema, aceptarlo y aprender a convivir con él.

Manejar la ansiedad, trabajando sobre las preocupaciones y la obsesión que se suele desencadenar sería otro de sus objetivos.

Así como flexibilizar la interpretación de situaciones concretas para tratar de que deje de percibirse como algo tan intolerable o amenazante.

Un aspecto importante a tener en cuenta será tratar de preservar las relaciones de convivencia familiar y las relaciones personales.

El objetivo se debe centrar en poder afrontar las situaciones en las que se producen este tipo de sonidos y conseguir que la dinámica diaria de la persona misofónica sea lo más satisfactoria posible.

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Trending