Connect with us

Moda

Movimiento #KuToo, las japonesas no quieren ir a trabajar en tacones

Yumi Ishikawa, con la campaña #KuToo contra la obligación de que las mujeres japonesas lleven tacones altos al trabajo, ha logrado el apoyo de miles

Publicado

el

Desde que a comienzos de año, la actriz japonesa Yumi Ishikawa inició la campaña #KuToo en internet para poner fin a la obligación de que las mujeres lleven zapatos de tacón al trabajo, logró el apoyo de miles tanto en Japón como en el resto del mundo.

Lo que comenzó con un tuit inocente donde relataba su sufrimiento por llevar tacones a diario, se convirtió en una suerte de revolución entre las mujeres de Japón que obligó, incluso, al pronunciamiento de las instancias gubernamentales.

«Espero que algún día las mujeres podamos liberarnos de la costumbre de tener que llevar tacones al trabajo», escribió Ishikawa, quien ante la avalancha de reacciones decidió crear la etiqueta #KuToo, una mezcla de kutsu (zapato, en japonés) y kutsuu (dolor).

Movimiento #KuToo 1 Tan Hispano

El primer tuit de Ishikawa al respecto fue compartido casi treinta mil veces. Numerosas mujeres respondieron con mensajes en los que relataban sus propias experiencias y quejas similares e incluso, publicando fotografías que mostraban las lesiones causadas en sus pies por el uso diario de tacones.

Movimiento #KuToo 2 Tan Hispano

A través de la web Change.org  se recabaron más de 19 mil firmas para que las empresas dejen de «diferenciar entre géneros» a la hora de establecer reglas de etiqueta para sus empleados y para acabar con la costumbre de los tacones «por su impacto en la productividad y en la salud» de las empleadas.

En gran parte de las empresas y organismos públicos de Japón, las reglas de etiqueta o normativas internas exigen a los trabajadores llevar traje y zapatos oscuros y falda y tacones, en el caso de las empleadas.

Movimiento #KuToo 3 Tan Hispano

Tal es el revuelo que obligó a un pronunciamiento oficial. El ministro japonés de Salud, Trabajo y Bienestar, Takumi Nemoto, se mostró en contra de prohibir los códigos de vestimenta que obligan a usar tacones en las empresas, después de que esta campaña viral llegara a su ministerio.

Nemoto aseguró que no apoyará la petición antitacones y defendió el uso de estos zapatos.

«En general, la sociedad acepta que (usar tacones) es necesario y razonable en los lugares de trabajo»


Takumi Nemoto .

«Supongo que el Gobierno y la comunidad corporativa no quieren arriesgarse a cambiar la sociedad», dijo Ishikawa.

Al igual que en otros países, muchas mujeres consideran que los zapatos de tacón son atractivos, que dan poder y que vale la pena sufrir cualquier incomodidad.

Movimiento #KuToo 4 Tan Hispano

Otras no son capaces ni están dispuestas a sonreír y aguantar el dolor, por lo cual optan por alejarse de las empresas en las que se espera que usen ese tipo de calzado.

Es un debate sin fin.

Un tema con historia

En años recientes, las mujeres en algunos lugares fuera de Japón obtuvieron el apoyo de sus gobiernos en el tema. En 2017, Filipinas y Columbia Británica (Canadá) aprobaron leyes que prohíben que las empresas obliguen a las mujeres a usar zapatos de tacón en el trabajo.

Nicola Thorp, una actriz en Londres, reunió más de 150 mil firmas para respaldar una iniciativa similar en el Reino Unido ese mismo año. El parlamento analizó el asunto y, aunque no lo hizo, estuvo a punto de aprobar una ley al respecto.

Movimiento #KuToo 5 Tan Hispano

La primera queja acerca de los zapatos de tacón registrada en The New York Times data de 1873 y fue expresada por hombres. El requisito de que los soldados usaran botas con tacón alto provocó «muchos pies con ampollas» e indujo «una manera desgarbada de caminar y una postura poco agraciada».

Sin embargo, pronto se dirigió la atención a las mujeres. En 1881, un artículo del Times hablaba del «ridículo despropósito de estar condenadas a usarlos».

«Es verdad que los zapatos de tacón hacen que el empeine se vea más alto, pero no cabe duda de que ninguna persona de bien querría ser culpable del engaño”, decía el artículo.

En 1911, los médicos franceses dijeron que este tipo de calzado provocaba «esa sensación de cansancio» y advirtieron acerca de lo que calificaban como un peligro aún mayor.

«También se critica mucho a las mujeres que, en cuanto llegan a casa del teatro o de algún evento social, ceden ante el impulso de cambiar sus zapatos de tacón alto por un par de pantuflas cómodas de suela plana», informó el Times. «Según se afirma, este remedio es peor que el mal sufrido, pues provoca que el pie pase de un extremo al otro, lo cual terminará por producir un sufrimiento persistente».

Movimiento #KuToo 6 Tan Hispano

Además, hubo intentos anteriores de lograr la intervención del gobierno, casi siempre sin éxito. En 1920, la Sociedad Osteopática de Massachusetts buscó que la legislatura estatal prohibiera la fabricación, la venta y el uso de zapatos con un tacón de más de cuatro centímetros.

Una iniciativa de 1921 en Utah fue incluso más drástica: un proyecto de ley pretendía criminalizar la posesión de zapatos de tacón e imponer una multa de 500 dólares por una primera infracción y de hasta 1000 dólares por infracciones subsecuentes, con la posibilidad de ir a la cárcel.

Ciudadana y periodista a tiempo completo.

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Canal telegram

Facebook