Connect with us

Entretenimiento

Los Oscars 2019: ¿Una premiación aburrida y condescendiente?

Si algo resaltó en esta gala de los Oscars fue la falta de un maestro de ceremonia. El evento en años pasados era visto como todo un espectáculo de risas, drama y música.

Publicado

el

oscars 2014 estatuilla samsung breakfast

El panorama para los Oscars se veía difuso desde que anunciaron que el evento no tendría host, gracias a la renuncia de Kevin Hart. Esto originó una dinámica distinta a la de otros años, obligando a los organizadores a colocar más números musicales y enfocarse en los artistas que entregarían premios.

Sin embargo, se sintió la falta de un host que mantuviera al público alegre y entretenido. Todos recordamos el trabajo de Ellen DeGeneres cuando fue presentadora de los Oscars en el 2014, el año de su mejor audiencia con 43,7 millones de espectadores.  

Todo lo contrario al 2018. La Academia tuvo la peor audiencia de su historia, contando con 26.7 millones de espectadores. Afortunadamente, este año si hubo un aumento de vistas, pero esto no significa una recuperación absoluta, ya que, esta se posiciona como la segunda peor audiencia de esta gala cinematográfica contando con 29,7 millones de personas.

Índice de la audiencia de los Oscars desde el año 2002 hasta el 2018.
Fuente: Statista.

La ausencia de host en los Oscars

Si algo resaltó en esta gala de los Oscars fue la falta de un maestro de ceremonia. El evento en años pasados era visto como todo un espectáculo de risas, drama y música. Ahora fue una ceremonia donde se presentó una categoría tras otra hasta llegar a la más importante: El premio a Mejor Película.   

Y es que la principal crítica que se la hace a la Academia es lo poco coherente y natural que se sintió cada entrega, así lo indica el medio ABC en español, estableciendo que hubo momentos donde el guion se sentía blando o insustancial.

Lo único bueno de la falta de presentador fue que agregó un efecto de curiosidad. Por ejemplo, en The Wrap se explica que este hecho provocaría que varias personas se sientan curiosas de saber cómo serían los Oscars sin un presentador. Teoría válida si tomamos en cuenta que la transmisión de la Academia pudo aumentar su audiencia en un 12 % en comparación al año anterior.

La verdadera sorpresa de la noche: Green Book gana Mejor Película

No solo son varios medios los que coinciden en que fue una ceremonia aburrida, sino lo que decía la audiencia a través de las redes sociales, quienes preferían cambiar de canal o mutear el televisor hasta que algo importante pasara.



Sin embargo, lo que verdaderamente nos dejó boquiabiertos fue la selección de Green Book como Mejor Película, quitándose a ellos la oportunidad de pasar a la historia.

Y es que muchos apostábamos por Roma como la película ganadora, pero ¿Qué significaría esto? Darle validez a Netflix y entregarle la estatuilla a la primera película extranjera de la historia. Un riesgo que la Academia decidió no afrontar.

El resultado: una premiación condescendiente, olvidable y aburrida.

El remedio: una Ellen Degenerers como host.  

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Trending