Connect with us

Embarazo semana a semana

Semana 14 de embarazo: Un bebé muy activo crece dentro de ti

Esta fase es idónea para ejercitarse y realizar actividades relajadas; deben evitarse los deportes arriesgados

Publicado

el

semana 14 de embarazo

Una feliz mamá llega a la semana 14 de embarazo, un capítulo más de un extraordinario proceso que tendrá su momento estelar en la semana 40.

Un bebé crece y se desarrolla en un vientre cálido y seguro, pero ya inicia algunas interacciones con el exterior.

¿Cómo es la semana 14 de embarazo?

Es un período sin problemas de salud o molestias importantes. El bebé crece, se mueve mucho y sigue formando sus reflejos. En general, la semana 14 de embarazo es un tiempo de bienestar para la mujer.

embarazo 1
Foto: Internet

Síntomas de embarazo semana 14

La madre lucirá resplandeciente debido al excelente drenaje de la piel. Durante este tiempo experimentará una leve retención de líquidos.

El nivel de estrógeno aumenta significativamente esta semana, lo que puede resultar, a ratos, en irritabilidad, inquietud e insomnio.

Por otra parte, los cambios hormonales pudieran afectar ligeramente el sistema inmunológico, de allí que no es de extrañar que aparezcan síntomas de resfriado o que se presente una cistitis.

En lo que respecta a la vida sexual, superado el primer trimestre la mayoría de las embarazadas vuelve a querer intimar con su pareja. Debido a que la circulación sanguínea en el área genital mejora durante el embarazo, el disfrute del sexo se vive con mayor intensidad.

Es oportuno aclarar a los futuros padres que las relaciones sexuales no dañarán al bebé. Ahora más que nunca la cercanía y  el cariño de la pareja son necesarios; el bebé lo percibirá y contribuirá a su bienestar.

Es probable que la madre presente estreñimiento, dolores de espalda y que en este período aparezcan algunas manchas en la cara, derivadas de las hormonas propias del embarazo.

Todo lo descrito es normal y las molestias pueden ser mitigadas fácilmente.

Cambios en tu cuerpo

En la semana 14 de embarazo, la mujer no percibiirá grandes cambios en su cuerpo. Lo más notorio es la barriguita que comienza a aparecer.

También es posible un aumento en la sudoración, otra consecuencia de los cambios hormonales propios del embarazo.

Aunque parezca raro, un síntoma de este período es la sensación de nariz tapada. Se le conoce bajo el nombre de rinitis gravídica, y sucede porque los cornetes nasales tienden tendencia a aumentar de tamaño durante el embarazo.

Es posible que las encías se vuelvan más sensibles, llegando a sangrar levemente durante el cepillado.

Las secreciones como el flujo vaginal o la saliva suelen ser más abundantes; también es posible que algunas mujeres comiencen a secretar un líquido amarillento por el pezón, ya que los pecgos inician la producción del calostro que alimentará al bebé en sus primeras horas después  de nacer.

Catorce semanas de embarazo: barriga

Este es el momento en el que el abdomen comienza a expandirse; la barriguita no tardará en aparecer.

El útero sale de la pelvis y es posible tocarlo en la parte baja. A estas alturas del embarazo se empieza a ganar peso y a perder cintura.

Desarrollo del feto en la semana 14 de embarazo

semana 14 Getty Images
Foto: Getty Images

En la semana 14 de embarazo, tenemos un ser humano en miniatura: sus rasgos faciales están definidos, los ojos y las orejas se encuentran en su ubicación final y aparecen las cejas y sus primeros cabellos.

La imagen de la ecografía muestra claramente la cara con ojos, nariz, labios y mentón, la cabeza y el cuello.

El bebé frunce el ceño, hace muecas y entrena su reflejo de succión en su propio pulgar. El reflejo de agarre también está claramente desarrollado: lo practica a veces con su propio cordón umbilical.

El feto depende de la placenta para su alimentación.

El cerebro sigue desarrollándose rápidamente y su cabeza representa casi la mitad de su tamaño total. A partir de esta semana, el ginecólogo ya puede medir las partes básicas del bebé, como la cabeza, el abdomen o el fémur, por separado.

El crecimiento de la cabeza se ralentiza, por lo que a partir de ahora el cuerpo del niño va adquiriendo gradualmente sus proporciones finales.

El sistema nervioso central del bebé, que incluye el cerebro y la columna, ya tiene sus componentes básicos y las conexiones entre células nerviosas individuales se vuelven más organizadas.

El cuerpo, las extremidades y todos los órganos internos ya están formados y en las semanas siguientes el feto seguirá creciendo.

¿Niño o niña?

A partir de la semana 14 de embarazo, el médico puede determinar por primera vez el sexo del bebé en la ecografía.

A partir de ahora y hasta poco antes del parto, el lanugo y el unto sebáceo cubren todo el cuerpo para evitar que el líquido amniótico ablande la piel y para proteger al bebé de la presión, del sonido o de las vibraciones.

Según los científicos, poco antes del final del embarazo el feto absorbe oralmente el lanugo, cuya queratina estimula la peristalsis intestinal.

El cuerpo de la madre va cambiando el líquido amniótico cada 3 horas aproximadamente, el bebé se lo bebe y lo vuelve a excretar. De momento tiene a su disposición unos 100 mililitros, hasta el final del embarazo el volumen incrementará hasta aproximadamente un litro.

A las 14 semanas de embarazo, la vejiga del bebé se llena y se vacía cada 30 minutos. Primero traga líquido amniótico, lo filtra a través de los riñones y luego lo libera en forma de orina.

El corazón del bebé late a un ritmo dos veces más rápido que el corazón de la madre, en la revisión médica se pueden escuchar bien los tonos cardíacos.

El bebé produce ahora una pequeña cantidad de leucocitos para combatir las infecciones, y sus hematíes contienen hemoglobina, que sirve para transportar el oxígeno a las células del cuerpo.

Su sistema sanguíneo ya es capaz asimismo de crear y diluir coágulos sanguíneos.

El paso de líquido es fundamental para todas las vísceras huecas, como el tubo digestivo en general. De hecho, es la presión física la que hace que las células produzcan factores de crecimiento, unas proteinas que actúan estimulando el desarrollo.

La lengua empieza a tener algunas papilas gustativas, aunque de momento no las utiliza mucho, que irán aumentando en número hasta ocupar toda la lengua al final del embarazo.

Tamaño y peso del feto en la semana 14 de embarazo

El feto sigue creciendo muy rápido y cambiando progresivamente su aspecto: los brazos alcanzan la proporción que tendrán en relación al cuerpo y el cuello se alarga.

En la semana 14 del embarazo el bebé mide de siete a ocho centímetros y pesa entre 25 y 30 gramos.

Movimientos del feto

En la semana 14 de embarazo el embrión está muy formado y muy activo dentro del líquido amniótico: da patadas contra las paredes del útero y algunas madres dicen que las perciben, aunque es poco probable que pueda sentir todos sus movimientos.

Los músculos de la cara están más desarrollados. Al mismo tiempo el sistema neuro-muscular es cada vez más activo.

El feto ya empieza a realizar algunas muecas, abre la boca por periodos más alargados de forma parecida a un bostezo.

Los movimientos son tan variados que, ocasionalmente, se puede meter el pulgar en la boca. Todos los órganos siguen preparándose para funcionar, el feto deglute cada vez más líquido y los intestinos ya se mueven con frecuencia.

Cuidados en la semana 14 de embarazo

Desde el comienzo del embarazo es preciso cuidarse los dientes y, a partir de la semana 14, adquiere aún mayor importancia puesto que cualquier infección en la cavidad bucal puede provocar abortos espontáneos y nacimientos prematuros.

Es preciso cepillarse los dientes después de cada comida y no olvidar el uso de la seda dental para evitar caries.

Como resultado del aumento del volumen de sangre, puede que las encías sangren ligeramente, pero un enjuague bucal suave sin alcohol será suficiente solución.

El feto necesita mucho calcio para que su desarrollo sea saludable y especialmente para la formación de los huesos. Una alimentación equilibrada proporcionará lo necesario.

Semana 14 de embarazo: ecografía y otros exámenes

Durante esta semana es la última vez que se puede realizar el cribado del primer trimestre del bebé para detectar si existen malformaciones o defectos genéticos.

En una ecografía se mide el pliegue nucal del niño y se registran determinados valores en sangre.

En esta semana se puede también efectuar la biopsia corial. De las células de la placenta que se extraen de la vagina o pared abdominal de la madre, se puede determinar sin lugar a dudas si el niño sufre una alteración cromosómica.

Esta semana se puede realizar una amniocentesis, pero generalmente se realiza entre las semanas 16 y 20 del embarazo.

En la semana 14 de embarazo una ecografía vaginal de alta resolución permitirá apreciar muchos detalles del feto, como los cristalinos dentro de los ojos, las válvulas del corazón y contar los dedos de la mano cuando la abre.

Alimentación en la semana 14 de embarazo

alimentos saludables en el embarazo
Foto: Internet

Un desayuno completo para la mamá debe incluir lácteos, fruta y cereales.

Ahora que la placenta suministra al feto todos los nutrientes que necesita, las proteínas son esenciales tanto para el desarrollo del bebé y de la placenta como para alimentar los cambios que suceden en el cuerpo de la madre.

Durante la gestación es necesaria una ingesta diaria de 60 gramos de proteínas, que se encuentran en la carne, las aves, el pescado, la leche, el queso, las judías, los frutos secos y las semillas.

La cena durante el embarazo debe ser ligera, nutritiva y fácil de digerir.

Una alimentación sana, rica en fibra,  ayudará al tránsito intestinal y a evitar el estreñimiento.

Como siempre, y durante todo el embarazo, será necesario hidratarse bebiendo mucha agua y consumiendo líquidos y frutas ricas en líquidos como las peras o el melón.

Recomendaciones en la semana 14 de embarazo

Esta fase es idónea para ejercitarse y realizar actividades relajadas; deben evitarse los deportes arriesgados, de alto impacto o que exijan demasiado esfuerzo.

Entre el cuarto y el séptimo mes de embarazo es posible viajar, sin mayores inconvenientes.

Se deben elegir destinos donde la madre pueda sentirse cómoda, segura y reciba atención oportuna y de calidad de ser necesario.

Para reducir las posibilidades de tener venas varicosas durante la gestación, se sugiere alternar el estar sentada y de pie, cambiar la posición cada cierto tiempo, hacer ejercicio a diario y dormir con las piernas un poco elevadas.

Ante el aumento de sudoración que ya mencionamos, es necesario prestar mayor atención a la higiene personal, la cual debe incluir productos con un Ph neutro.

Deben evitarse completamente baños y duchas prolongados y con agua caliente, así como las saunas y los baños de vapor que, debido a la dilatación excesiva de los vasos sanguíneos, obligarían al corazón a aumentar su trabajo.

Se recomienda, además, colocar en la bañera y en el piso de la ducha alfombrillas antideslizantes.

Si han aparecido manchas en el rostro, y aún si no fuese el caso, se sugiere la aplicación de cremas hidratantes y nutritivas con elevado factor de protección solar.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Trending