Connect with us

Embarazo semana a semana

Semana 33 de embarazo: El bebé comienza a tomar posición

Las madres primerizas comenzarán a sentir las molestias que provoca el acomodo del bebé en la pelvis.

Publicado

el

semana 33 de embarazo

La semana 33 de embarazo llega y con ella nos acercamos al punto culminante del proceso. Los organismos de la madre y su hijo ya están ajustándose para la experiencia el parto. Si este es el primer bebé, es probable que en este período comience a descender hacia la pelvis.

Los sentidos del bebé están desarrollados y el esqueleto se encuentra casi formado.  

Algunos estudios han advertido la existencia de movimientos oculares rápidos fetales, similares a los que se experimenta cuando se sueña. El bebé tiene rutinas de sueño y actividad a lo largo del día.

Para este momento, el feto tiene un aspecto similar al que mostrará al nacer. Se encuentra cubierto de vérnix caseosa, una sustancia blanquecina compuesta por grasa, células muertas de la piel y sebo, así como por el  lanugo, un fino vello que desaparecerá durante las semanas posteriores al parto.

¿Cómo es la semana 33 de embarazo?

Getty Images semana 33
Foto: Getty Images

El bebé a las 33 semanas tiene períodos en los que sueña. Sus movimientos cada vez son más precisos.

Ha crecido y, por tanto, tiene menos espacio dentro de la barriga. Su desarrollo no se detiene.

En cuanto a la madre, su  peso habla de un embarazo avanzado, está hinchada y tiene una barriga grande, eso provoca que sus movimientos se hagan un poco más lentos y que se sienta cansada, a menudo.

A consecuencia de los movimientos fetales y de la incomodidad durante el último trimestre de embarazo, es frecuente el  insomnio gestacional.

Síntomas de embarazo semana 33

La mujer, en la semana 33 de embarazo, suele presentar calambres, dolores de espalda, flujo vaginal abundante y cambios frecuentes de ánimo.

Como en otras etapas del embarazo, en ocasiones manifiestan desagrado ante algunos alimentos,  experimentan gases, nauseas matutinas y dolor en la parte baja del vientre.

Cambios en tu cuerpo

Las madres primerizas durante la semana 33 de embarazo comenzarán a sentir las molestias que provoca el acomodo del bebé en la pelvis.

A partir de este momento,  disminuye la presión en el diafragma y el estómago; sin embargo, la presión del útero y del bebé sobre la vejiga aumenta, trayendo como consecuencia ganas frecuentes de orinar.

En el caso de las madres que ya han tenido hijos, la cabeza del bebé desciende hasta la pelvis una semana antes del parto, aproximadamente.

A partir de la semana 33 de embarazo puede producirse la expulsión del tapón mucoso, que ha estado ubicado en el orificio del cuello del útero con el propósito de protegerlo.

Si la expulsión del tapón mucoso va acompañada de dolores frecuentes y cada vez más intensos, esto pudiera significar que el niño va a nacer. No obstante, a menudo son las contracciones de Braxton Hicks o los dolores de encajamiento los que desencadenan la expulsión del tapón mucoso, y pueden pasar varias semanas hasta el parto.

El cuerpo de la embarazada se sigue adaptando al crecimiento del bebé y los órganos se ven cada vez más presionados a consecuencia del crecimiento del útero.

A partir del desplazamiento de órganos como el estómago, los intestinos y los pulmones, así como de la presión sobre la vejiga es muy probable que la madre sienta estreñimiento, ardores, reflujo, sensación de ahogo, ganas de orinar, entre otros síntomas.

Es notable el aumento de peso, el crecimiento de los senos y la hinchazón por retención de líquidos. Todas son manifestaciones normales, pero deben ser conocidas y vigiladas continuamente por el médico tratante.

Contracciones de Braxton Hicks

A partir de la mitad del embarazo, es común empezar a sentir contracciones, que no necesariamente anuncian el comienzo del trabajo de parto.

Si no se ha roto fuente y las contracciones no son muy frecuentes no hace falta acudir al médico. Estas molestias irán aumentando a medida que avance el embarazo.

Desarrollo del bebé en la semana 33 de embarazo

33 semanas de embarazo Lennart Nilsson
33 semanas de embarazo Lennart Nilsson

En la semana 33 de embarazo todos los sentidos del bebé están desarrollados. Ve, oye, tiene sensaciones táctiles y saborea del líquido amniótico.

El olfato es el único sentido que el bebé no puede entrenar cuando está en el vientre, de manera que a penas nazca, conocerá los primeros olores.

Las funciones cerebrales del niño siguen acentuándose durante esta semana y el tamaño del cerebro crece rápidamente. En la semana 33 de embarazo, la circunferencia de la cabeza del niño aumenta alrededor de 1,3 centímetros.

La formación del esqueleto ya casi ha terminado y los huesos se van endureciendo. No obstante, las placas craneales siguen siendo blandas y flexibles. Hasta bastante después del nacimiento, estas no estarán unidas por estructuras óseas, sino por capas de piel externas e internas, llamadas fontanelas. Estas se solaparán al momento del parto  para facilitar la salida de la cabeza del bebé.

Entre las semana 33 y 34, las uñas del bebé, finas y flexibles, han alcanzado la punta de los dedos. El vérnix caseoso protege de cualquier daño la delicada piel del bebé. Los huesos del bebé continúan el proceso de calcificación.

Si hablamos del cerebro del bebé, en la semana 33 de embarazo, este continúa desarrollándose y estableciendo nuevas conexiones neuronales.

En las últimas semanas de embarazo, será notable un aumento de peso del feto: tendrá menos espacio dentro del útero y esto provocará que se noten más los movimientos y patadas.

Tamaño y peso del bebé

El peso del bebé en la semana 33 de embarazo es de 1,9 kg y mide 43,7 cm.

Movimientos del bebé

En la semana 33 de embarazo, el bebé cada vez tiene menos espacio y se mantiene muy activo. Empezará a colocarse en la posición de parto, es decir posición cefálica, con la cabeza enfocada hacia el canal vaginal.

Si se tratara de un embarazo gemelar, en la semana 33 de embarazo, los movimientos serían muy notables. El poco espacio del que disponen ya no les permite moverse libremente.

Cuidados en la semana 33 de embarazo

embarazadas haciendo ejercicio
Foto: Internet

La madre debe mantener la piel hidratada a fin de prevenir la aparición de estrías, principalmente en el abdomen, pechos y piernas.

Se recomienda mantener una buena higine bucal y dental; durante el embarazo las encías tienden a sangrar, por lo cual el aseo oportuno evitará  posibles infecciones.

Es aconsejable dormir 8 horas nocturnas y realizar siestas a lo largo del día.

Se sugiere evitar la exposición prolongada al sol para que no se acentúen las manchas que suelen aparecer en  el embarazo.  El uso del bloqueador solar es importante, aun cuando no se esté expuesta directamente a la luz solar.

Debe procurar la mayor comodidad posible y esto incluye usar ropa holgada, que ofrezca libertad para moverse. La ropa interior, preferiblemente de algodón, debe ser especial para embarazadas y  ajustarse al crecimiento tanto del busto como de la barriga.

Alimentación en la semana 33 de embarazo

En cualquier etapa del embarazo se debe limitar la ingesta de grasas saturadas, así como los productos procesados con altos niveles de azúcar. 

La madre debe abstenerse de ingerir carnes y pescados crudos o poco hechos, productos no pasteurizarizados, embutidos y comidas excesivamente pesadas.

Lo ideal es tener una dieta balanceada, con alimentos variados y frescos, bajos en grasas y poco condimentados. El uso debe ser limitado y, de ser posible, eliminado.

Limitar el consumo de pescados con altos niveles de mercurio.

La ingesta de cafeína debe ser baja, mientras que el alcohol y el cigarrillo están completamente prohibidos, por el daño que ocasionan en el desarrollo del bebé y el impacto en la salud materna.

Clases de preparación al parto

Se recomienda a toda madre asistir a clases sobre el embarazo y el parto. La información que se comparte en estos cursos y talleres es muy útil, permite el intercambio de experiencias entre las participantes y despeja todas las dudas que puedan existir sobre el parto.

La forma apropiada de respirar, las posiciones recomendadas y muchos otros aspectos relacionados con el alumbramiento son abordados en clases teóricas y ejercicios.

En esta inducción también tendrán, en las voces de expertos, las nociones elementales sobre los cuidados del recién nacido.

Pruebas médicas

Entre la semana 32 y la 36 de embarazo, se llevará a cabo la ecografía del tercer trimestre, a fin de observar peso y medidas del feto, posición en la que se encuentra, eventuales malformaciones, ubicación y condiciones de la placenta y el cordón umbilical, cantidad de líquido amniótico, aspectos que indican si el bebé se encuentra en óptimas condiciones.

También se analiza el perfil biofísico del bebé: movimientos respiratorios, corporales, frecuencia cardíaca y el tono facial.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Trending