Connect with us

Salud y Bienestar

¿Sexo en el agua? Debes tomar precauciones

Deben tomarse precauciones ante la posibilidad de tener relaciones sexuales en una playa, piscina o en lugares como la bañera de casa.

Publicado

el

La posibilidad de tener relaciones sexuales en una playa paradisíaca o en lugares más comunes como una piscina,  jacuzzi y hasta la bañera de casa ponen la imaginación a volar, ya que son lugares que están asociados a las fantasías eróticas que todos en algún momento hemos tenido.

La sexóloga Alessandra Rampolla ofrece algunos consejos si tu opción, a la hora de disfrutar en pareja, es el agua.

Rampolla entra de lleno a poner los puntos sobre las íes: “practicar sexo en el agua muy cómodo no es; ¿sienten cómo la arena les raspa en sus partes más íntimas?. Además, el cloro de la piscina favorece las infecciones urinarias y el agua en general puede comprometer la integridad del preservativo”.

Como la idea no es desanimar a nadie y más bien se trata de ayudar a que la experiencia sea gratificante, la sexóloga puertorriqueña hace gala de sus conocimientos para orientar a quienes “sientan unas ganas irrefrenables de concretar la fantasía del sexo acuático”.

En la página web Universo Alessandra, la sexóloga puertorriqueña nos hace saber las más elementales precauciones:

-Si el mar está turbio, ¡abstenerse! Hay más probabilidades de contraer una infección a causa de las bacterias que habitan en la arena y en el agua cuando el mar está revuelto. Si aun así deciden hacerlo, luego hay que lavarse bien con agua limpia y jabón neutro.

-El agua clorada de la piscina favorece las infecciones urinarias. Luego del coito, las mujeres son más proclives a sufrir cistitis. Si las relaciones sexuales fueron muy intensas, se puede inflamar la mucosa y hacerla más vulnerable a la infección. Cuando la cantidad de cloro en el agua no es la correcta, el riesgo es alto.

Mucho cuidado con el exceso de cloro. Propicia la aparición de hongos y puede irritar la zona genital durante el coito. Al salir del agua hay que cambiarse el bañador porque la humedad es un hábitat ideal para las bacterias y hongos, o secarse bien con una toalla limpia.

-El agua es un pésimo lubricante y elimina casi por completo la lubricación natural del organismo. Por lo tanto, la penetración se complica y se puede comprometer la integridad del preservativo. La fricción que causa la falta de lubricación hace que este se rompa fácilmente. Es necesario colocarlo una vez que el pene está erecto y fuera del agua.

sexo en el agua 3

-Atentas con las acrobacias. Ya sea en una playa o en la bañera de casa, eviten las superficies resbaladizas para no correr el riesgo de un accidente.

Ciudadana y periodista a tiempo completo.

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Canal telegram

Facebook