Connect with us

Noticias

Soldado del futuro, un proyecto del Pentágono y la Universidad de Texas

Publicado

el

Soldado 2 e1536113610348

El soldado del futuro es un proyecto que se construye en el presente. El Ejército de los Estados Unidos estableció un nuevo puesto de mando en la Universidad de Texas, para estudiar y planificar las estrategias de la guerra del mañana. Con esta alianza, única en la historia, se creó la unidad Mando de Futuros.

El Departamento de Defensa estadounidense instaló el puesto de mando de su nueva unidad en el edificio de Sistemas de la Universidad de Texas, ubicada en Austin, donde trabajarán buena parte de los 500 empleados que conforman el equipo, de los que 400 serán civiles.

El Pentágono y la comunidad científica unirán fuerzas para esbozar cómo serán los conflictos armados dentro de 30 años. «Abogamos por contar con cualquier conocimiento, para crear soluciones innovadoras más rápidamente y mejor», explica la unidad Mando de Futuros del Ejército en su página web.

Al frente de esta ambiciosa misión estará el general de cuatro estrellas John Murray, quien se incorporó a las Fuerzas Armadas en 1982 y cuenta con experiencia en Afganistán. «Esta debe ser una tarea de equipo, debemos trabajar juntos para garantizar que nuestros soldados tengan todo lo necesario, cuando sea necesario, para poder ser desplegados», señaló Murray.

Desde hace meses, el Departamento de Defensa manifestó su preocupación ante la posibilidad de que los ajustes presupuestarios de los últimos años mermen la capacidad militar estadounidense, en un momento crítico en el que otros países están aumentando su inversión.

Soldado del futuro

Seis prioridades para el soldado del futuro

La formación de este nuevo mando supone la primera reorganización formal del Ejército desde hace 45 años, cuando tras el varapalo sufrido en Vietnam, el Pentágono se percató de que no era posible seguir combatiendo como en tiempos de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Esa decisión fue la semilla que dio algunos frutos, como son los helicópteros Black Hawk o el sistema de misiles Patriot. La cuestión que se plantea Washington es cuáles podrían ser los nuevos elementos que inclinen la balanza en el campo de batalla.

«Existen seis prioridades que se plantean en esta modernización: precisión en el disparo de largo alcance, desarrollo de vehículos de combate de nueva generación, plataformas de alzamiento vertical, formación de un ejército más móvil y expeditivo, sistemas de defensa aérea y de misiles, y un soldado más letal», enumeró Murray.

En campos como la robótica y la inteligencia artificial, el sector privado y el mundo académico pueden resultar determinantes, destacó el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor del Ejército.

«Sabemos que existen una multitud de tecnologías emergentes que van a tener, nos guste o no, un impacto en cómo se llevan a cabo las operaciones militares. Y va a ser este comando el que determine la victoria… o la derrota», concluyó Milley.

Soldado del futuro

El soldado del futuro: una larga historia

Pero la idea del soldado del futuro no es nueva. Desde 2015, el ejército estadounidense inició el proyecto de Tactical Assault Light Operator Suit (TALOS), que pretendía tomar la tecnología usada en las películas de ciencia ficción para ayudar a los soldados especiales de Estados Unidos en combates, haciéndolos casi invisibles.

El plan era que antes de 2018 los soldados estuviesen equipados con trajes especiales que contaran con facultades sobrehumanas como visión nocturna, una fuerza aumentada y protección contra disparos.

Se estimó que cada uniforme tendría un ordenador para responder inmediatamente a determinadas situaciones. El Instituto de Tecnología de Massachusetts (IMT) quedó a cargo de desarrollar una armadura líquida para, que tendría la capacidad de transformarse a sólida en segundos, ante un campo magnético o una corriente eléctrica.

El general Joseph Votel, jefe del Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos para la fecha, indicó que objetivo era crear un traje antibalas para todo el cuerpo, que permitiera al soldado caminar en un campo de guerra y entre una ráfaga de balas.

También tendría un panel que estaría en contacto con la piel para detectar y responder a la temperatura interna del cuerpo, el ritmo cardíaco y los niveles de hidratación. De este proyecto, aún no se develaron avances.

Mujer ante todo, escritora por pasíón y periodista de vocación. Encantadora de Arañas...

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Trending