Connect with us

Salud y Bienestar

Terapia psicológica, qué es y para qué sirve

Dentro de la psicología existe un campo específico llamado Psicología Clínica. Es allí donde el profesional se convierte en terapeuta.

Publicado

el

Terapia psicológica 4

Tal vez la frase terapia psicológica puede causar recelo y temor. Quienes desconocen del tema la relacionan con traumas, problemas mentales o locura, pero no necesariamente es así.

Existen mitos y creencias respecto a qué es la terapia psicológica, cómo se realiza y para qué sirve. Además, por ser una práctica aún desconocida, las personas sienten miedo de acercarse a ella.

Pero, antes de ahondar en el término, es importante aclarar que la psicología es una disciplina científica. Por esto se diferencia claramente de las pseudociencias o terapias alternativas que están de moda.

Dentro de la psicología existe un campo específico llamado Psicología Clínica. Es allí donde el profesional se ubica para diagnosticar, tratar, resolver y prevenir problemas de salud mental, emocionales o de conducta.

Qué es la terapia psicológica

La terapia psicológica también se conoce como psicoterapia. Son las técnicas y procesos que aplica el profesional de la psicología clínica en el paciente para mejorar su calidad de vida.

Estos avances se obtienen a través de una progresiva modificación de su conducta. Además trabaja los pensamientos, actitudes o apegos que pudieran causar algún malestar o padecimiento.

Hay una gran variedad de marcos teóricos desde los que se pueden desarrollar una terapia psicológica. Entre las principales escuelas de la psicología clínica se encuentran:

  • Escuela cognitiva: con la terapia cognitivo-conductual o la terapia dialéctica-conductual.
  • La escuela psicodinámica: que aborda el psicoanálisis, psicoanálisis lacaniano, entre otros.
  • Escuela sistémica: estructural, estratégica, intergeneracional, narrativa.
  • La escuela humanista.

Cómo se desarrolla una terapia psicológica

Terapia psicológica 1
(Fotos: Pixabay)

La terapia psicológica suele desarrollarse en fases o etapas estructuradas. Sin embargo, como la situación de cada persona es única, no existe una receta universal válida para todos.

Fase de análisis o evaluación

Esta es la primera etapa y suele prolongarse entre las dos y las cuatro sesiones iniciales. Nunca debiera durar más de cuatro sesiones, salvo casos excepcionales.

Aquí, el psicólogo dedica su esfuerzo a comprender realmente cuál es la problemática del paciente. Se trata realmente de hacer un diagnóstico apropiado.

Fase de búsqueda o hipótesis

Una vez que se desarrolla el análisis y el acopio de datos, comienza la búsqueda de hipótesis. Esta etapa consiste en concretar cómo se desarrollará la intervención posterior.

Primero se le explica al paciente su diagnóstico, indicándole los motivos de su problema. Después, se aborda en profundidad las diferentes situaciones que se identificaron en la evaluación.

Fase de contacto o de intervención

En esta etapa se trabaja sobre el problema del paciente, para encontrarle solución. Se enseñan técnicas, herramientas y estrategias para mejorar los aspectos que producen malestar.

En este momento de la intervención se asignan tareas y cometidos específicos al paciente. Esto significa que la terapia no solo se desarrolla en la consulta, sino que implica cumplir ciertos cometidos.

Fase de desarrollo o seguimiento

Esta es la última etapa, en la se consolidan los cambios del paciente. Ahora, corresponde afianzar la mejoría y favorecer una paulatina vuelta a la normalidad.

Poco a poco, las sesiones con el psicólogo se van espaciando. Así, se pasa de encuentros semanales a una periodicidad quincenal, mensual o incluso trimestral.

¿Se indica medicación durante la terapia psicológica?

Terapia psicológica 2
(Fotos: Pixabay)

Un psicólogo nunca prescribirá medicamentos, ya que esto corresponde a los psiquiatras. Ya que la psicoterapia consiste en dotar al paciente de estrategias y herramientas para afrontar sus problemas.

Se proporcionan técnicas para coadyuvar a la modificación de conductas. Estas herramientas, en sí mismas, no requieren del empleo de medicamentos.

Solo se administran fármacos en casos complejos que requieren del abordaje conjunto del psicólogo y el psiquiatra. Como por ejemplo personas con desórdenes o trastornos severos.

Qué problemas trata la terapia psicológica

La intervención psicológica se puede realizar para tratar una amplia gama de situaciones. Estas pueden ir desde dificultades cotidianas hasta auténticos trastornos psicopatológicos.

Por lo tanto, no es necesario sufrir un desorden psiquiátrico para acudir al psicólogo. La mayoría de los pacientes son personas que no pueden o no saben gestionar determinadas situaciones de su vida, como:

  • Problemas personales, como miedos, estrés, ansiedad, entre otros.
  • Falta de habilidades sociales, como la relación con amigos o compañeros del trabajo.
  • Problemas con la pareja o el entorno familiar.
  • Dificultades en la crianza de los hijos, ya sean niños, jóvenes o adolescentes.
  • Desordenes emocionales, como en los casos de baja autoestima o depresión.
  • Trastornos psicopatológicos, como trastornos de la personalidad, trastornos disociativos, desórdenes de la alimentación, entre otros.

Cuánto dura una terapia psicológica

El tiempo que pueda permanecer una persona en terapia psicológica depende del caso. Sin embargo, entendiendo la variabilidad de cada persona y situación, se puede hablar de casos habituales.

Una terapia por ansiedad suele prolongarse entre las ocho y las 15 sesiones. En los casos de depresión, lo habitual suele ser una duración entre las 14 y las 18 sesiones.

En general, una parte significativa de los pacientes que acuden a consulta reciben terapias de entre 10 y 20 sesiones de duración.

Además, la duración de la terapia dependerá en gran medida del paciente. En cada sesión se le dan una serie de tareas y cometidos que debe realizar hasta la siguiente cita.

En función del interés y esfuerzo del paciente, la terapia será más o menos efectiva. Por eso, si las tareas no se desarrollan apropiadamente, la intervención es menos efectiva y suele prolongarse.

En cuanto a la frecuencia de las sesiones, por lo general se realizan con una periodicidad semanal, en especial al comienzo de la terapia. Luego, las citas se irán espaciando hasta llegar al alta definitiva.

Mujer ante todo, escritora por pasíón y periodista de vocación. Encantadora de Arañas...

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Trending