Connect with us

Salud y Bienestar

Vulvovaginitis, qué es y cómo tratarla

Los síntomas incluyen secreción vaginal, irritación, prurito y eritema. El diagnóstico se realiza evaluando diversos factores.

Publicado

el

vulvovaginitis 4
Agencias

La vulvovaginitis es la inflamación infecciosa o no de la mucosa vaginal, algunas veces con hinchazón de la vulva. Es un malestar que puede afectar a mujer y niñas de todas las edades.

Los síntomas incluyen secreción vaginal, irritación, prurito y eritema. El diagnóstico se realiza evaluando las secreciones vaginales. El tratamiento está dirigido a la causa y los síntomas.

La vagina secreta una sustancia que mantiene húmedo y sano el tejido vaginal. Durante el ciclo menstrual se producen cambios hormonales que alteran la cantidad y la tonalidad de esas secreciones.

La vagina posee hongos y bacterias que ayudan a un desarrollo normal de las funciones. Pero un mínimo cambio en el equilibrio entre ambos puede causar infecciones como la vaginitis.

Causas de la vulvovaginitis

En las niñas, la vulvovaginitis generalmente implica una infección con la flora del aparato digestivo. Un factor contribuyente común en las niñas de 2 a 6 años es la mala higiene perineal.

Las sustancias químicas de los baños de burbujas o los jabones pueden causar inflamación. Además, los cuerpos extraños, como trozos de papel tisú, pueden causarla también.

En las mujeres en edad reproductiva la vulvovaginitis en general es infecciosa. Los tipos más comunes son:

  • Bacteriana
  • Candidiásica
  • Tricomoniásica o de transmisión sexual

En las mujeres en edad reproductiva las bacterias de la flora vaginal mantiene el pH en el rango normal. Eso impide el crecimiento de bacterias patógenas.

Además, los altos niveles de estrógenos conservan el espesor de la mucosa vaginal, lo que mejora las defensas locales.

Los factores que predisponen el desequilibrio de los patógenos bacterianos vaginales pueden incluir los siguientes:

  • Un pH vaginal alcalino por sangre menstrual, semen o una disminución en la concentración de flora bacteriana.
  • Mala higiene
  • Duchas vaginales frecuentes
  • La vulvovaginitis puede producirse por cuerpos extraños como tampones.

Signos y síntomas de la infección vaginal

vulvovaginitis 3
(Fotos: Agencias)

La vulvovaginitis causa flujo vaginal que debe distinguirse de cualquier secreción vaginal normal. La secreción habitual de la vagina es generalmente lechoso blanco o mucoide, no tiene olor y no es irritante.

Las secreciones se acompañan de prurito, eritema y a veces dolor, quemazón o un sangrado leve. El prurito puede interrumpir el sueño. Puede haber disuria y dispareunia.

En la vulvovaginitis atrófica el flujo es escaso y el tejido vaginal parece delgado y seco. Aunque los síntomas pueden variar entre los tipos particulares de vaginitis.

Cómo prevenir la vulvovaginitis

El primer requerimiento que la paciente debe tener en cuenta es mantener la zona genital limpia y seca. Además de evitar polvos o aerosoles a la hora de limpiar la región.

Los especialistas recomiendan utilizar ropa holgada y de algodón en lugar de tejidos sintéticos. Ambas medidas permiten una mayor entrada de aire a los genitales y una disminución de la humedad.

En cuanto a las relaciones sexuales, se recomienda mantenerlas con precaución. Es decir, empleando preservativos y así poder evitar contraer o propagar enfermedades.

Cómo diagnosticar la vulvovaginitis

vulvovaginitis 1

El médico revisa el historial de la paciente que incluye antecedentes de infecciones de transmisión sexual o infecciones vaginales.

Realice un examen pélvico. Durante la revisión el médico puede usar un instrumento llamado espéculo para mirar dentro de la vagina.

Se toma una muestra de moco cervical o flujo vaginal para su análisis y confirmar qué tipo de vulvovaginitis es.

También puede realizar una prueba para medir el pH vaginal aplicando una tira reactiva.

Tratamientos para la infección vaginal

El tratamiento de esta afección dependerá de cuál es la causa. Puede comprender fármacos, cremas o geles antimicrobianos que se introducen en la zona vaginal.

Si la causa es una baja producción de estrógenos, se recetará una crema de estrógenos. En el caso de que la infección esté provocada por una reacción alérgica, el tratamiento incluirá antihistamínicos.

Aunque los síntomas desaparezcan, el tratamiento debe seguir aplicándose para evitar una nueva proliferación de las bacterias.

Por tanto, para tratar la infección, el especialista realizará exámenes y cultivos para determinar cuál es el microorganismo causante y aplicar un tratamiento específico.

Mujer ante todo, escritora por pasíón y periodista de vocación. Encantadora de Arañas...

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Noticias en tu email

Suscríbete y recibe noticias en tu email. Acepta antes nuestra política de privacidad. Cero spam

Publicidad

Trending